martes, 29 de enero de 2019

Sobre la adopción de animales no humanos


Un tema que mueve la sensibilidad tanto de veganos como del resto de animalistas, causando opiniones polarizadas al respecto.

El único tema que considero hay opiniones más homogéneas entre animalistas, es el de rechazar la cría y compra-venta de animales no humanos, debido a varios aspectos, que van desde lo proteccionista, como evitar el abandono y la sobrepoblación, hasta la ética por considerar que son sujetos y no objetos que deban ser "fabricados" y comercializados. Sin embargo, hay ONG que impulsan regulaciones a su cría y venta, aunque sus miembros  y seguidores rechazan comprarlos. De las incongruencias del no veganismo animalista.

Ahora bien, el adoptar a un animal no humano que se encuentra en situación de abandono o en un hogar temporal, no siempre implica ser un acto altruista. Hay quienes simplemente buscan ahorrar costos y adoptan a un animal no humano para satisfacer sus necesidades personales, como: compañía, guardianes, antidepresivos, compañeros de juegos de los niños, etcétera. Por supuesto, también hay quienes sí rescatan a los demás animales para darles un hogar y darles una vida lo más digna posible, bajo una preocupación genuina por dichos animales no humanos.

Aún y con buenas intenciones, no existe garantía de que no sean violentados los derechos de los animales no humanos, ya que conlleva problemas consigo, como por ejemplo:

  • En algunos casos alimentar a dichos animales no humanos con otros animales no humanos, debido a la ignorancia.
  • Violar el derecho a la libertad de los animales no humanos.
  • Existe gente, incluso quienes adscriben al enfoque abolicionista, que consideran correcto o necesario dañar la integridad física de los animales no humanos, mediante la esterilización, aún y sin una justificación médica, violando así su derecho a mantener dicha integridad física.
  • Violación de su autonomía; los humanos que están a cargo de dichos animales no humanos, deciden en dónde deben estar, a qué horas les dan de comer, qué comen, cuándo saldrán a pasear, incluso los "adiestran" para que obedezcan cual robots, so pretexto de que puedan convivir con los humanos y con otros animales no humanos.
Cabe aclarar, que ni el veganismo ni los derechos animales nos obligan a adoptar animales no humanos, sino que en el mejor de los casos, es un acto de altruismo. No adoptar un animal no humano no nos convierte en especistas, como tampoco estamos obligados a adoptar a niños, ancianos o algún otro humano; aunque sería un acto loable, por supuesto, siempre y cuando lo hagamos buscando respetar en lo posible los derechos de dichos individuos y no beneficios para nosotros.

Entonces, mientras los demás animales sigan viviendo entre nosotros los humanos, seguirán existiendo dilemas morales y seguiremos violentando al menos alguno de sus derechos.

Evitar el nacimiento de más animales no humanos, tanto por medios quirúrgicos como simplemente evitando que tengan contacto sexual entre ellos, no nos llevaría a evitar el abandono ni es una medida que fomente el respeto a ellos como personas no humanas con intereses relevantes que deban ser respetados, no se les sitúa por sí mismo ese acto dentro de la consideración moral a la par de los humanos. Además el evitar a toda costa su reproducción, y suponiendo que se dejaran de criar para venta o cualquier otro propósito antropocéntrico, ¿hacia dónde nos llevarían dichas medidas?, ¿al exterminio de esos individuos no humanos? Nosotros no tenemos legitimidad alguna para decidir quienes deben existir y quienes no, de acuerdo a si nos genera conflicto que existan en nuestro planeta.

Considero se debe armar un plan para que vayan naciendo próximas generaciones de animales que usualmente han sido domesticadas por el humano, en terrenos silvestres, y se vayan adaptando de nuevo a donde nunca debieron haber sido arrebatados. Aquellos animales no humanos que por algún motivo fuera imposible insertarlos o adaptarles a algún ecosistema, se tendría que mantenerlos en santuarios donde se les alimente de forma vegana y el contacto con humanos sea meramente para alimentarles y proporcionarles asistencia veterinaria, pero de ninguna manera los humanos les utilicemos.

Los demás animales que no pueden sobrevivir sin nuestra ayuda en ambientes urbanos o entre comunidades humanas, no deberían estar entre nosotros, por más que nosotros nos aferremos por nuestro egoísmo a tenerlos como compañía.

El verdadero respeto por ellos, implica dejarles libres de nuestra dominación.


No hay comentarios.: