jueves, 14 de febrero de 2019

El utilitarismo, sustrato para la semilla del especismo


Se considera que la educación especista es la raíz de la injusta relación entre los humanos y los demás animales, pero este no es el único factor que nos dificulta aceptar que es una relación injusta, que no es algo que debería seguir siendo.

El especismo como una discriminación arbitraria basada en la especie, que impide considerar moralmente a los demás animales y por lo tanto considerarles dignos de no ser explotados, es un prejuicio que se puede tomar como tal, a partir de que el humano no tiene necesidad de utilizar a los demás animales para sobrevivir.

Entendemos que en algún momento de la historia, el ser humano se vio en la necesidad de cazar para sobrevivir(para alimentación y vestimenta, principalmente), sin embargo, comenzó a realizar actos de dominación, aprovechando su poderío, como por ejemplo domesticación de especies para su disfrute sin fines de supervivencia, como con perros, gatos, tracción, etcétera. El humano al darse cuenta de su supremacía, comenzó a instrumentalizar a los demás animales para obtener beneficios para sí mismo.

Al ver el humano que su inteligencia le daba para dominar a las demás, a través de crear herramienta que le permite someter al resto de seres sintientes, les redujo a nivel de cosas, a las que a lo sumo, les reconoce la capacidad de sufrir.

El humano se reconoce como el centro de todas las cosas, atribuyéndose cualidades como la búsqueda de la felicidad, de la libertad y de permanecer vivo, como exclusivas; esto es, el prejuicio del antropocentrismo.

La utilidad que encuentra en la dominación, dio paso a que corrientes como el utilitarismo, que refuerzan la idea de que los seres sintientes buscamos principalmente ser felices y evitar el sufrimiento, y que todo vale con tal de lograr una finalidad; encontraran un terreno fértil.

Personajes como Jeremy Bentham y Peter Singer, vinieron a hacerle un flaco favor a los demás animales, al declarar que los demás animales, sólo les interesa no sufrir. Bajo estas concepciones, la sociedad ha encontrado una reconfortante excusa para seguir utilizándoles, bajo una aura de "moralidad", al creer que es justo explotarles "compasivamente".

Incluso hay animalistas que adscriben al utilitarismo y confundidos por esta corriente pseudo ética, rechazan la filosofía de los derechos animales. El utilitarismo no reconoce derechos algunos, ni de humanos ni de animales no humanos, ya que para dicha postura, el fin justifica los medios, aunque dichos medios impliquen ignorar el valor inherente de las personas(humanas y no humanas), y el principio de igualdad.

Por lo tanto, si unimos el utilitarismo, donde se ven a los demás no como individuos sino como herramientas para conseguir beneficios; y los tipos de especismo, como el antropocentrismo, el cuál nos sitúa a los humanos como el centro de todo, como la medida de todo, y que el resto de seres son para nuestro goce, y el gradualismo moral, que se refiere a asignar diversos valores “morales” de acuerdo a la utilidad que les asignamos los humanos a cada especie, entonces tenemos el terreno propicio para que el especismo crezca con raíces profundas.

Otro factor es el relativismo moral, en el cual, el pensamiento crítico es acallado, con dogmas como: "la ética depende de la cultura", "lo correcto o incorrecto varia dependiendo del individuo, grupo o sociedad", "hay que respetar las ideas y acciones de los demás"; todo ello dificulta un diálogo en base al razonamiento lógico y análisis de evidencias.

Ante esto, los defensores de los derechos animales, necesitamos no solamente educar en el sentido de eliminar el prejuicio especista, sino tomar en cuenta que per se, la mayoría de la gente adscribe al utilitarismo y es antropocentrista y gradualista, por la educación recibida. Tanto el utilitarismo como el antropocentrismo y gradualismo moral, son los grandes obstáculos para poder vislumbrar el prejuicio del especismo, tanto el antropocéntrico como el gradualismo moral.

Por ello, es fundamental documentarse primero en estos temas, para poder debatir ante estas creencias tan arraigadas en la sociedad, donde suele pugnarse sólo por aquellas injusticias que nos afectan o pueden llegar a afectar, y por lo tanto, no suele posicionarse la gente contra aquellas injusticias que le pueden beneficiar.

Necesitamos estructurar argumentos para derribar estas falacias e injusticias, para hacer comprender que los seres sintientes tenemos intereses relevantes más allá de buscar el placer y evitar el dolor; y que los medios son relevantes para que una finalidad sea justa. Necesitamos de una educación en el veganismo y los derechos animales más integral.

No hay comentarios.: