Abolicionismo

Como se explica en la sección Conceptos, el abolicionismo se opone al estatus de propiedad que puedan padecer las personas(humanas y no humanas), es decir, a tratarlas exclusivamente como medios o recursos para fines de otros.

Data desde el movimiento abolicionista de la esclavitud humana que comenzó en el siglo XVIII. En ello tiene sus bases, buscando vindicar el valor inherente de las personas(en ese tiempo, se refería solo a las humanas), primero concienciando a la mayor cantidad de gente posible sobre porqué deben ser consideradas personas con intereses relevantes(vivir, ser libre, felices, integridad física, hábitat, etc) los individuos oprimidos, para luego haciendo esto una norma social en una cantidad suficiente de gente, pasar a una etapa política y acción directa, para buscar abolir el estatus de propiedad; es decir, lograr su emancipación. Existen en Internet artículos que explican estas etapas.

Etapas del movimiento abolicionista:


  • Persuasiva(activismo educacional)
  • Acción política
  • Acción directa
Entonces, la etapa de educación es primordial, ya que sin esta no se puede formar el músculo político de gente que impulse las siguientes etapas de manera efectiva, al cambiar el paradigma en la sociedad sobre la visión que se tiene de los individuos que se pretende emancipar, y así las leyes de la acción política tengan observancia y no sean fácilmente derogadas o modificadas en detrimento de las víctimas, y la acción directa no sea repudiada por la sociedad en general, además de ser efectiva al ya haber disminuido sustancialmente el prejuicio moral que se atacó por medio de la etapa educacional.

La meta durante la etapa educacional es que los agentes morales reconozcan el valor inherente de los individuos que están siendo víctimas de alguna discriminación arbitraria(por ejemplo en base a la raza, sexo o especie), y apliquen el principio de igualdad para incluir en la consideración moral(respeto) hacia dichos individuos, es decir, que les reconozcan y respeten como sujetos o personas.

El valor inherente a que se hace referencia en este texto, se refiere a la capacidad de poder tener consciencia de sí mismo, es decir, de darse cuenta que algo le está sucediendo a el mismo individuo y no a alguien o algo más, y esto lo valora el mismo individuo, le importa, aunque al resto de individuos no le pudiera importar. Esto se describe en la sección de Conceptos y Evidencia científica.

El principio de igualdad entonces se refiere a que si nosotros estamos conscientes de lo que nos sucede y ello nos interesa, debemos respetar dicho valor inherente en los demás individuos.

Los animales no humanos y humanos poseemos estas características debido a que poseemos sintiencia, la cual se explica en la sección Conceptos. Por lo tanto, cuestiones como la raza, sexo o especie no son relevantes para no respetar el valor inherente y no aplicar el principio de igualdad. En ello se fundamentan otras luchas como el feminismo, no clasismo, no racismo, masculinismo, etcétera. El abolicionismo se aplica para cualquiera de estas luchas, dependiendo del prejuicio moral que busquen atacar.

Una aclaración importante, es que lo que se busca abolir son las prácticas inmorales hacia sujetos, mediante eliminar su situación jurídica que cause una discriminación arbitraria que dañe sus intereses relevantes, previa acción educacional, pero no se pueden abolir los prejuicios, ya que no se puede obligar a la gente a pensar lo que otros quieran que piensen. Lo que se hace es hacer norma social el nuevo paradigma, donde deja de considerarse como moralmente correcto el prejuicio que se atacó mediante la acción educacional; y luego considerarse ilegal practicar dicho prejuicio.

El abogado Gary L. Francione, conociendo esta problemática desde el ámbito legal, y también tomando en cuenta consideraciones morales, propuso una base de 6 principios del enfoque abolicionista de los derechos animales:
  1. Animales humanos y no humanos, deben tener el derecho moral básico a no ser propiedad.
  2. Buscar abolir y no regular la explotación animal. Los abolicionistas no deben apoyar campañas bienestaristas ni monotemáticas.
  3. Veganismo como base moral. Educación creativa y no violenta.
  4. La sintiencia es el único requisito cognitivo para no ser considerado recurso ni propiedad.
  5. Rechazar toda forma de discriminación arbitraria hacia los humanos, por ejemplo: racismo, sexismo, heterosexismo, edadismo, capacitismo y el clasismo; así como rechazamos el especismo.
  6. La no violencia como punto central del movimiento de los derechos animales.
Más información en http://queeselveganismo.com/veganismo-abolicionista/material-divulgativo/

En la sección Videos recomendados, pueden encontrar también mayor detalle sobre este enfoque.

Los veganos que adscriban a estos principios, son quienes pueden ser reconocidos como abolicionistas, y no como una simple etiqueta, sino por congruencia con su preocupación por la justicia hacia los animales no humanos y humanos.

Desgraciadamente activistas y organizaciones se han hecho pasar por abolicionistas sin serlo. Acerca de ello escribí un ensayo en este blog, titulado Animalistas impostores del abolicionismo.

Por ello, insto a adscribir correctamente al enfoque abolicionista de los derechos animales, ya que es lo congruente con la meta de la emancipación de los animales no humanos de la dominación humana, en analogía a lo que se hace(y se hizo) con otras luchas que tienen puntos en común.

No hay comentarios.: