sábado, 29 de junio de 2019

Personas no humanas


Solo el dogma de que solo los humanos tenemos personalidad, somos individuos, y poseemos un "yo"(una consciencia de nosotros mismos y nuestro entorno), inteligencia, y que además, poseemos todos sin excepción por el simple hecho de ser humanos; puede nublar el razonamiento acerca de que los demás animales también deben ser reconocidos como personas.

Etimológicamente, persona proviene del griego prósopon(máscara), en referencia a que los actores de los teatros griegos, se colocaban distintas máscaras, para representar distintas emociones en sus personajes.

Desde la ética, persona es una categoría moral, que representa lo contrario a la categoría de cosa u objeto carente de valor propio(valor inherente).

Es especismo en el cual se cae al no considerar personas a los demás animales, porque no se les reconocen características que a los humanos sí, y por otra parte; los casos marginales en humanos(bebés, ancianos con demencia senil, gente con capacidad cognitiva insuficiente para entender porqué debemos respetar a otros individuos), sí se les reconoce como personas a pesar de no contar con todas aquellas características que se alegan para ser considerado persona, pero se les reconoce y se les protege legalmente como tal, simplemente por ser humanos. Una petición de principio: merecen reconocimiento como personas solo los humanos, solo por ser humanos.

Pero, incluso desde el especismo, por medio de experimentos no éticos, ya ha sido demostrado que al menos los mamíferos, aves, peces, algunos moluscos e incluso insectos, poseen consciencia.

En el ámbito jurídico, se le otorga el estatus de persona al individuo de la especie humana que puede tener derechos y obligaciones. Las personas son dueñas de las cosas(es decir, el resto de seres que son objetos de derecho y no sujetos de derecho). A los animales no humanos no se les conceden derechos según sus intereses propios, sino que la protección se refiere a los intereses humanos que tienen por objeto a los animales(no humanos) y que son utilitarios para el humano.

En contra parte, también desde el ámbito jurídico, se ha declarado que dada la evidencia con que se cuenta, no hay razón para no reconocer legalmente a los animales no humanos como personas no humanas. En dicha declaración, se pide que dado no hay justificación para seguirles considerando cosas, deben ser considerados personas no humanas, que claro, tendrían diferentes derechos que los humanos, de acuerdo a sus intereses, y todo ello implica que sean sujetos de derecho.

En el ámbito animalista, el Prof. Gary L. Francione, abogado y activista por los derechos animales, menciona que si nosotros somos personas porque tenemos valor inherente, es decir, porque nos valoramos a nosotros mismos aunque nadie más lo haga, que no se nos debe tratar como simples recursos, que no se nos puede tratar como sujetos de experimentación sin nuestro consentimiento(libre e informado), ni como donante de órganos forzado o como esclavos. Que persona es aquel que tiene valor moral(valor inherente). Y por lo tanto, para que los intereses de los animales no humanos sean realmente protegidos por la ley, deben ser reconocidos como personas(primero socialmente, luego legalmente).

En realidad, a los humanos se nos reconocen derechos inalienables, porque vivimos en "carne propia" la experiencia de tener intereses, emociones y voluntad propia, y por ello buscamos protegernos por medio de leyes.

La cuestión viene cuando no se quiere reconocer que el tener emociones(las máscaras del origen etimológico de persona), personalidad propia(la etología y la psicología comparada da evidencia de ello), autoconciencia e inteligencia, no son características exclusivas de los humanos ni las poseen todos los humanos sin excepción(casos marginales). Por lo tanto, si nos quitamos el velo del antropocentrismo, podemos reconocer que los demás animales deberían ser reconocidos social y legalmente como personas, personas no humanas.


No hay comentarios.: