martes, 9 de julio de 2019

Propuesta de principios 7, 8 y 9 para el enfoque abolicionista sobre los derechos animales

El profesor en leyes, Gary L. Francione, activista por los derechos animales durante varias décadas, elaboró lo que hasta ahora conocemos como los 6 principios del enfoque abolicionista sobre los derechos animales. A manera de tener un contexto, muestro en seguida la lista:
  1. Los abolicionistas sostienen que todos los seres sintientes, humanos o no-humanos, tienen un mismo derecho-- el derecho básico a no ser tratados como la propiedad de otros.
  2. Los abolicionistas sostienen que nuestro reconocimiento de este único derecho básico significa que debemos abolir, y no meramente regular, la explotación animal institucionalizada, y que los abolicionistas no deberían apoyar campañas de reformas bienestaristas o campañas monotemáticas.
  3. Los abolicionistas sostienen que el veganismo es el punto de partida moral y que la educación creativa y no violenta debe ser la piedra angular de la defensa racional de los derechos animales.
  4. El enfoque abolicionista vincula el estatus moral de los no-humanos solamente con la sintiencia y no con ninguna otra característica cognitiva; todos los seres sintientes son iguales con respecto al propósito de no ser usados exclusivamente como recurso.
  5. Los abolicionistas rechazan todas las formas de discriminación humana, incluyendo el racismo, el sexismo, el heterosexismo, el edadismo, el capacitismo y el clasismo -- así como rechazan el especismo.
  6. Los abolicionistas reconocen el principio de la no-violencia como un principio central del movimiento de los derechos animales.

Pueden obtener más información en la página queeselveganismo.com, o consiguiendo el libro "Derechos Animales, el enfoque abolicionista", escrito por Gary L. Francione y Anna Charlton.

Si bien el veganismo tiene su foco en la no explotación de animales, y estos principios tienen como base moral el veganismo; para poder lograr la emancipación de los animales de la dominación humana, hay que tomar en cuenta que existen problemas inherentes a la interacción entre animales no humanos y humanos, que se da actualmente al vivir en un mundo predominantemente no vegano, además de que aunque pueda haber una visión "interseccional", en el aspecto de posicionarse contra otras opresiones y problemas humanos, por coherencia en la búsqueda de la justicia; no debemos perder de vista que la emancipación de los animales no humanos, solo será posible si vindicamos el valor inherente de dichos individuos no humanos.

Por otra parte, debido al contexto social actual, como se desprende del principio 3 y 6, los abolicionistas debemos priorizar la educación vegana, respecto a otras acciones de lucha, al menos hasta alcanzar el mínimo porcentaje necesario de gente educada en el veganismo y derechos animales.

Por lo tanto, me tomo la libertad de proponer los siguientes principios adicionales:
7. Los abolicionistas respetamos además del derecho a no ser propiedad, todos los demás derechos animales: los abolicionistas rechazamos por ejemplo, la esterilización y castración que no tenga una justificación médica, es decir, rechazamos infligir daño a los animales no humanos sin que esto esté justificado por un inminente y real peligro de enfermar gravemente o morir si no se practica alguna cirugía o acción para evitar la reproducción o cualquier daño en general a la integridad física de los animales no humanos.
Si tomamos como una opción ética la esterilización o castración, sin justificación médica, seguimos irrespetando el valor inherente de los demás animales, y seguimos ejerciendo dominio sobre ellos, por lo tanto, normalizar acciones como ésta, prolongaría la visión de que los humanos estamos legitimados a decidir sobre todos los aspectos de la vida de los demás animales, aún y que tengamos alternativa de no hacerlo; en este caso, la alternativa es preparar los espacios para que no puedan tener encuentros donde puedan reproducirse y tener el tiempo suficiente para supervisarlos, además de no adoptar más individuos no humanos de los que tengamos capacidad de cuidar. Explico un poco más acerca de esto en el ensayo "Sobre la adopción de animales no humanos".
El hecho de que ya de por si la domesticación sea un problema que causan muchos humanos, no significa que debido a ello, esté justificado vulnerar cualquier otro derecho moral que tengan los animales no humanos, ya que siguen teniendo dichos intereses y siguen por lo tanto, teniendo un valor inherente que debe ser respetado. 
No existe diferencia moral entre promover la esterilización o castración de animales no humanos para menguar una consecuencia del no reconocimiento del valor inherente de los demás animales; y promover campañas bienestaristas, que también intentan aminorar un problema en base a reaccionar a las consecuencias desprendidas del no reconocimiento al valor inherente y no a la causa de raíz, que es la falta de educación en el veganismo y los derechos animales. Una visión utilitarista, y por ende, inmoral.
8. Al tener como base moral al veganismo, los abolicionistas rechazamos usar al veganismo como medio para lograr finalidades ajenas al mismo: promover que hay que ser veganos para salvar al planeta o para tener una mejor salud, no es vindicar el valor intrínseco de los animales no humanos, ya que debemos ser veganos, independientemente de los posibles beneficios que podamos obtener en consecuencia de ello.
Tal como debemos respetar a los humanos independientemente de que esto nos trajera beneficios o prejuicios, aunque no hubiera una ley de por medio que nos castigara por irrespetar a humanos, nuestro deber moral al reconocerles como individuos que valoran su vida, libertad, felicidad, integridad y un hábitat; de la misma manera al reconocer que los demás animales tienen intereses, intenciones o voluntad, debemos respetarles independientemente de si esto es bueno o no para la salud, el medio ambiente o cualquier otro aspecto.
En el caso del ecologismo, debemos salvar al planeta, porque este tiene valor instrumental para los seres sintientes, como explico en el ensayo "Ecologismo mal entendido", y no al revés. Aunque siendo veganos podríamos salvar al planeta, si tuviéramos la disyuntiva entre ser veganos y ser ecológicos, siempre debemos optar por ser veganos, como explico en el ensayo mencionado.
Y así con el resto de temas o luchas, debemos tener cuidado de no poner el valor inherente de los animales no humanos en segundo término o invisibilizarlo cayendo en el proteccionismo, que es algo así como "haz esto, porque te beneficia, y de no hacerlo, te perjudica", en lugar de decir "ellos también son individuos con intereses propios, y si quieres ser justo, debes respetar dichos intereses". 
9. Los abolicionistas no promovemos la acción directa(entendida como rescates en centros de explotación o propiedades físicas privadas), hasta no haber llegado a la masa crítica: al menos hasta que alcancemos un mínimo porcentaje necesario de gente vegana bien informada, para comenzar a realizar cambios sociales, el énfasis es la educación.
Aunque en los rescates por ejemplo, no sea utilizada la violencia, éstos normalmente se enfocan en explotaciones que implican violencia explícita, es decir, suelen ser de índole bienestarista o neobienestarista, además que no suelen emplear el mismo tiempo en educarse y educar a otros, lo cual es algo fundamental para poder alcanzar la emancipación de los demás animales.
Realizar rescates puede verse como un acto loable, pero mientras no dediquemos el mismo o más tiempo en la educación vegana, siempre habrá animales no humanos por rescatar. El punto es, que en base a la educación, cada vez haya menos animales explotados y al llegar al punto de quiebre en cuanto a un mínimo de gente concienciada en el veganismo y los derechos animales, la acción política y directa tendrá un mucho menor rechazo en la sociedad.

Más sobre esto escribí en el ensayo "La educación va primero".

* En este último punto, solo sería aceptable recoger animales no humanos debido a que se ha realizado una labor de educación con explotadores que tenían en su propiedad animales no humanos, y dichas personas humanas han decidido adscribir al veganismo(es decir, han decidido dejar de explotar animales no humanos), y por ende, aceptan dar en adopción a los animales no humanos que tenían.
* En este apartado no se toma en cuenta lo que técnicamente sería también acción directa, al acto de refugiar animales no humanos sin tutor.
Estos puntos pretenden cubrir aquellas áreas que han sido motivo de discusión incluso entre veganos abolicionistas, por lo que los dejo para su consideración y análisis.

  

No hay comentarios.: