domingo, 13 de octubre de 2019

El mundo será vegano


El mundo será mayoritariamente vegano. Eso sucederá inevitablemente. La única duda es sobre cuándo sucederá exactamente. Ello dependerá de varios factores:
  • Lo bien preparados que estén dichos veganos para argumentar a favor del veganismo y los derechos animales.
  • La velocidad con que avance el número de veganos en cada región del mundo.
  • Que cada vez haya más compromiso con el activismo que lleve un mensaje correcto hacia la abolición del estatus de propiedad que pesa sobre los animales no humanos.
Entiendo la desesperación, la impotencia que actualmente sentimos los veganos al no ver ni cerca el día en que por fin termine la dominación humana sobre el resto de animales. Volteamos a nuestro alrededor, y no vemos más que cosificación, uso, violencia implícita y explícita sobre los demás animales, y nos duele ver que hasta gente que consideramos buena, que apreciamos realmente, en nuestra propia familia, amigos y conocidos, no solo no se sensibilizan ante la problemática, sino que hasta se molestan con el hecho de que nosotros les expongamos que se trata de una cuestión de justicia, y por ende, ello implica que no están siendo justos al participar en dicha injusticia, y sin embargo, deciden seguir siendo parte del problema.

Por otra parte, lo que los abolicionistas vemos como uno de los más grandes obstáculos para acercar el tiempo de la abolición del uso de animales, es precisamente el bienestarismo promovido por gente preocupada por los animales no humanos. Entendemos que en muchos casos creen que es solo una de tantas formas para lograr la abolición, pero sentémonos a meditar por un momento la validez de esta hipótesis:
  • ¿A qué se opone la gente que aún no es vegana?,¿no se opone ya al sufrimiento que considere innecesario?,¿se opone a la explotación animal si ésta no implica daño físico o muerte?
  • ¿Necesitan de los veganos las campañas de bienestar animal o neobienestaristas(prohibiciones de usos comúnmente rechazados por la gente no vegana) para avanzar, o su éxito depende de la gente no vegana que ya rechaza esas formas de uso?,¿a quién le interesa más que se creen campañas de bienestar animal, con las cuales al "cumplirlas" se crean una mejor imagen ante los consumidores?
Más sobre éstas reflexiones en los siguientes ensayos:
Sin embargo, a pesar de que uno de los grandes obstáculos está dentro del mismo animalismo, pienso que ahora contamos con formas de documentar la historia de forma en que cualquiera pueda informarse si así lo desea, y llegará el momento en que muchas de esas personas que hoy apoyan campañas bienestaristas y neobienestaristas, se detengan a reflexionar sobre que no han servido realmente para cambiar la percepción que la sociedad tiene acerca de los animales no humanos, y por lo tanto, en lugar de acercar hacia la abolición del estatus de propiedad, prolongan la injusticia que pesa sobre ellos, al reafirmar socialmente su condición de propiedad y recursos.

Cada vez somos más veganos que explícita y congruentemente, pugnamos por un mensaje de rechazo a todo uso, tanto en el discurso como en las acciones.

Se argumenta desde el bienestarismo y neobienestarismo, que solo diferimos en las formas, pero que "todos deseamos la abolición, y solo tenemos caminos distintos". Pues no, la diferencia es radical(de raíz). El activismo bienestarista y neobienestarista, no es congruente con su deseo(al menos de algunos de sus seguidores) de lograr a largo plazo la abolición del estatus de propiedad, ya que no enfocan en el problema de raíz, que es la concepción de que los demás animales están aquí para servirnos, y que no hay explotaciones moralmente más incorrectas que otras, sino que refuerzan dicho paradigma, por lo que se cae en un circulo vicioso del que solo se podrá salir cuando se decidan a educar en el veganismo y derechos animales como prioridad.

¿Victorias? Las pequeñas grandes victorias del día a día y a corto plazo, es que más humanos se hagan veganos y permanezcan veganos, esto solo sucede cuando se expone ante la gente que aún no lo es, argumentos, evidencias y material que deje claro que los demás animales merecen respeto a sus intereses, y dicho respeto significa como mínimo, no usarles para ningún fin, independientemente de las formas, es decir, ser vegano. Cada humano que adscribe al veganismo, es una victoria para el avance por el respeto hacia los animales no humanos.

¿Y qué hacemos con los que actualmente están en situación de explotación? Bueno, por algunos que ya nacieron y están ahí no podemos hacer mucho, ya que como comenté en el punto anterior, las campañas de bienestar y monotemáticas, aún sin el apoyo de gente autoproclamada vegana, seguirán adelante, porque su éxito depende del noveganismo, y aún esas campañas pocas veces logran el objetivo que dicen buscar, que es reducir significativamente sufrimiento o prohibir usos. Lo que suele suceder es que esas regulaciones tardan años en aplicarse, no se aplican al pie de la letra, y prohibiciones suelen derogarse al estar el noveganismo casi intacto.

Una alternativa es la acción persuasiva que conlleve a la liberación de la explotación animal a individuos concretos, por ejemplo: hacer campañas educativas donde se involucre llevar información a explotadores que tengan en su poder animales no humanos, y que mediante la persuasión con base en el activismo educacional, se hagan veganos y acepten dar en adopción a los animales no humanos que explotaban, y estos sean dados en adopción a gente vegana, ya sea particulares o en santuarios administrados por veganos.

Pero, independientemente de lo anterior, no debemos subestimar el que un humano se haga vegano. Esto es trascendental. Es alguien menos que usara animales, y entre más gente haga esto, llegará el punto de inflexión, donde sí se afectará significativamente la demanda, incluso ya empresas han comenzado a ver en los hábitos derivados del veganismo, un nuevo nicho de mercado, que en el mediano y corto plazo, hará más fácil la transición hacia la práctica del veganismo, y en el largo plazo, el que más gente sea vegana, entendiéndose vegano por quien considera a los demás animales personas con derechos inalienables, conllevará a que surjan más emprendimientos veganos de origen, que impulsarán a aquellos que no lo sean, a que migren hacia opciones aptas, hasta que no les quede de otra que ofrecer solo productos y servicios veganos.

El veganismo llegó para quedarse, y sí, será un proceso largo y difícil, habrá mucha resistencia durante mucho tiempo. Probablemente a esta generación no le toque ver comenzar a caer al noveganismo como norma social hegemónica, pero tengo una esperanza razonable de creer que en en menos de 2 generaciones más, alcanzaremos el porcentaje mínimo para realizar una etapa política y acción directa eficaz, ya que veo que poco a poco, hay más veganos correctamente informados, difundiendo veganismo en el mundo.

Si no eres vegano, te invito a que te informes, pregunta todo. Si ya eres vegano pero no coincides con lo que expongo, te invito a debatir respetuosamente.

El veganismo triunfará, los animales no humanos serán libres de la dominación humana, y a quienes les toque verlo, se abrazarán y llorarán de alegría como lo hicieron los abolicionistas de la esclavitud humana alrededor del mundo.

Este no es un ensayo triunfalista, no es para lanzar campanas al vuelo, sino una invitación a redoblar esfuerzos, porque debido a que urge acelerar el paso, es que debemos tomar bríos y seguir adelante.

No hay comentarios.: